GUSTAVO FREUDENTHAL Cónsul de Alemania en Zaragoza. Fotógrafo de la Real Casa.

Autor: Javier Turrión Bergés (1947 – )

Zaragoza, 2012. Ediciones VETERA (S.T.I.) (ISBN: 97884939645)

610 pag. Rca. 28 cm. Ilustrado.

El autor cita las fuentes documentales y bibliográficas consultadas, a través de sus Notas.

PRECIO: 32,00 Eur. (4% IVA incl.)

Este libro está dedicado a la biografía personal y artística de un personaje singular. Se trata de Gustavo (Gustav) Freudenthal (Hannover, 1869 – Zaragoza, 1948). Llegó a España en el año 1892, es decir a los 23 años de edad, dispuesto a trabajar como artista fotógrafo en el estudio favorito de la Nobleza y de las grandes familias de la burguesía…Sus posados individuales o en grupo eran obras de arte, ayudadas por unas máquinas fotográficas alemanas de excelente óptica. En 1905 Gustavo Freudenthal solicitó – y obtuvo – la concesión de “Proveedor de la Real Casa”, como fotógrafo oficial de la Familia Real.  Un año después, se instaló en Zaragoza, convirtiéndose en el más famoso de los fotógrafos, sin dejar de ser el fotógrafo del Rey.  En 1914 fué nombrado Cónsul Honorario de Alemania en Zaragoza, por el Káiser Guillermo.

El autor ha dedicado años de investigación documental sobre Gustavo Freudenthal y su familia. En este libro nos ofrece muchos detalles de sus actividades, como el hecho de que hiciera la fotografía “oficial” del físico Albert Einstein – ya famoso en todo el mundo –  durante su viaje por España, en marzo de 1923. Realizó una parada de dos días y pronunció una conferencia en la Academia de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.

A lo largo de la biografía personal y artística de Gustavo Freudenthal nos encontramos con una crónica de la sociedad zaragozana durante las cuatro primeras décadas del siglo XX. En el año 1932, con la llegada del “Nuevo Orden” al poder en Alemania, le invitaron a que dimitiese de su cargo de Cónsul Honorario, siendo relevado nueve años después por una persona más afín al Tercer Reich, Gustav Seegers. Su hijo – Carlos Freudenthal – actuó durante la Guerra Civil Española como intérprete, entre los aviadores de la Legión Cóndor y las autoridades españolas del bando nacional.

El artista fotógrafo siguió trabajando y realizando visitas turísticas por muchos pueblos de Aragón, fotografiando los valles y las montañas. El diario HERALDO DE ARAGON le encargaba los reportajes “importantes”, pues sus fotografías eran mucho más que una instantánea de un hecho relevante, por su belleza y calidad técnica, combinando los encuadres y luces de forma admirable.  Sus máquinas captaban las imágenes de todas las visitas importantes de artistas, políticos, científicos, escritores…etc.

Hasta el final de sus días fue un hombre muy elegante, con una intensa vida social.

Dejar una respuesta

You must be logged in to post a comment.